Personajes ilustres

  D. Acisclo y Dª. Vicenta de Mora-Mortero y López  

   
      Fervientes devotos de Nuestra Señora del Rosario de Pastores, no pudieron permitir que esta devoción, se viniera abajo por el paso del tiempo y la destrucción de la ermita primitiva. 

Selecciona una imagen para más información.

      Por eso no repararon prendas a la hora de costear el Santuario del que actualmente disfrutamos y que fue construido sobre las ruinas de un molino en terrenos de su propiedad.

     De sus bolsillos salió la construcción, el material, la decoración y todo cuanto se hizo necesario, sin  otra causa o motivo que no sea la devoción a su Patrona y el amor a su pueblo.

Imagen de la Virgen del Rosario, que Dña. Vicenta de Mora tenía en su casa.


      Ambos hermanos fueron enterrados junto al altar.  Este hecho puede que no fuera decisión propia, sino que el pueblo en gratitud quisiera rendir un sentido homenaje a quien tanto hizo por ellos.


         Don Acisclo de Mora Mortero y López, falleció el día 13 de Julio de 1918 después de haber visto finalizado el proyecto en que se había embarcado y fue sobrevivido por su hermana en 16 años, ya que Dª. Vicenta de Mora Mortero y López, falleció el día 26 de mayo de 1934 después de testar en favor de sus sobrinos políticos y sus criados todos sus bienes.


  Fray Bernabé García Cezón  

       Nacido en Huerta de Valdecarábanos el 31 de Marzo de 1834, de familia humilde, tomó los hábitos el 16 de Diciembre de 1854.

       Durante su infancia, un día estando ayudando a su padre en las tareas del pastoreo, escribió algo en el suelo que fue visto por alguna persona mayor que interrogó al niño sobre si sabía realmente lo que había puesto, ya que no era sino la expresión "he de ser obispo".

          Era estudiante de 2º de Teología cuando salió destino a Filipinas en la Misión LXXX en el año 1860. Partió de Cádiz a bordo de la fragata "Luisita" el 5 de Marzo de 1860 y llegó a la ciudad de Manila el 30 de Junio del mismo año.

      Terminó sus estudios el 19 de octubre de 1861 después de haber ejercido las funciones de confesor, y el 26 del mismo mes, después de internar por cinco meses la Vicaría de San Juan del Monte, fue mandado a San Carlos, en Pagasinán y nueve meses después a Binmáley.

Consagración de la Catedral de Manila
que fue reconstruida por quinta vez en 1880.
     En 1863 es dsignado por el Capitulo de ese año para misionero en Tonkín, extendiéndosele la patente correspondiente el 22 de noviembre de 1863, poniéndose en camino para Manila desde Pangasinán el 2 de Febrero de 1864, donde embarcaría para Hong Kong a últimos de ese mismo mes.

      Casi sin la suficiente edad canónica (31 años) fue propuesto para Vicario Apostólico (Obispo) del Tonkin Central el 31 de marzo de 1865, teniendo como misión recuperar la Fe de aquellos que por persecución la habían perdido.

    En Diciembre de 1879, asistió en la consagración de la Catedral de Manila junto con los prelados:

Fr. Pedro Payo, Arzobispo de Manila.
Fr. Mariano Cuartero, Obispo de Jaro.
Fr. Bernabé García Cezón, Obispo de Tonking.

          Dimitió tras 14 años en el cargo, retirándose en 1879 al convento de Santo Domingo de Manila donde fallecería el 02 de octubre de 1899 a los 65 años de edad, siendo sepultado en la capilla de Nuestra Señora del Rosario de la Iglesia de Santo Domingo de Manila, donde actualmente reposan sus restos mortales.

Iglesia de Nuestra Señora del Rosario en Manila (Filipinas)
donde se encuentra enterrado Fray Bernabé García Cezón, Obispo.

     Se trata del generoso donante del Manto de gala que actualmente luce nuestra Patrona en sus Fiestas más señaladas, junto con las ropas litúrgicas de los Sacerdotes, lo que le pone a la altura de D. Acisclo y Dª. Vicenta por lo que a su desinteresada acción y muestra de amor a su pueblo y a su Patrona se refiere, a pesar de la distancia. El baúl con el Manto de la Virgen y las ropas litúrgicas, salieron  de Manila y llegaron al puerto de Valencia, y desde allí se llevaron al Convento de los Padres Dominicos en Ocaña, a donde subieron los huerteños con carros para recogerlo.

CARTA DE FRAY BERNABÉ GARCÍA CEZÓN
RECIBIDA JUNTO AL MANTO

Páginas 4 y 1
Seleccionar la imagen para ampliar
    
Páginas 3 y 4
Seleccionar la imagen para ampliar
Transcripción:

Niño Jesús que Fray Bernabé llevaba consigo,
y que envió junto con el Manto de gala.
          Mi pobrecita hermana: el procurador de Madrid de los Padres Dominicos les remitirá el Santísimo Niño Jesús que me pides. Es el mismo que yo tenía en mi celda para mi consuelo. No es niño de alegría, es Niño de pasión, pues como verás está llorando mis pecados, los tuyos y los de todo el mundo, pues por todos abrazó todos esos instrumentos de pasión y la muerte de cruz . Desde el vientre Santísimo de María su (sin igual) Madre, como poseía como Dios la Sabiduría infinita y como hombre veía la Divina Esencia, y en ella como en un espejo inmenso veía también todas las cosas; veía también allí desde aquel Sagrario del vientre de su Santísima Madre todo lo que había de parecer en el mundo para redimirnos del pecado, y desagraviar a la divina justicia ofendida con tantos pecados de hurtos; muertes, deshonestidades así como se habían cometido desde el principio del mundo hasta el día del Juicio universal o sea hasta que no hubiera vivientes en el mundo. Veía en aquel espejo de la Divina Esencia de Dios, como los hombres estaban como dice San Pablo; llenos de indignidades, de malicia, de fornicación, de avaricia, de maldades, de envidia, de homicidios, de contiendas, de engaños, de malignidad. Los veían que eran chismosos, necios, murmuradores, soberbios, altivos, inmodestos, malévolos, si fe, y sin misericordia. Por estos excesos de los hombres llora Jesucristo amor mío, vida de mi alma, y alma de mi vida; y por lo mismo sudó sangre en el huerto de Getsemaní, al considerar el inmenso número de pecados por los que había de padecer. Comprendía que con una lágrima, con una gota de su sangre divina de infinito valor nos podía redimir; pero celosa por la honra de su padre  Celestial, y generoso para con nosotros los pecadores, se entrega intrépido a los tormentos que por medio de sus enemigos inventará todo el infierno; y derramó toda su preciosa sangre, con la que desarmó la ira al Padre ofendido; y nos redimió con superabundancia. Con esto nos abrió las puertas del cielo, que el pecado de Adán y Eva nos había cerrado con candado de bronce y se hizo nuestro pariente y Hermano.

          Es tan bueno Jesús, y tan desinteresado que sin embargo que los hombres le crucificamos en nuestros perversos corazones cuando pecamos,(como dice el Apóstol de las gentes) no obstante: El está a la Diestra del Padre haciendo oficio de abogado nuestro, enseñando al padre sus llagas, para que viendo lo que le costamos, nos tenga misericordia, y clemencia, y por aquellas divinas llagas nos perdone y nos permita entrar en la felicidad eterna.

          Ama mucho a Jesús hermana mía; habla con El en tu corazón, pues Jesús nos entiende sin que con la boca le hablemos. Ve con su sabiduría eterna a todos los movimientos de nuestros corazones, los pensamientos de nuestros entendimientos, y los deseos de nuestras voluntades. No sería Dios, sino nos entendiera así. Pídele con confianza el perdón de tus pecados, y que te dé un aborrecimiento grande de ellos, por ser ofensa de El. Le hemos costado su vida, y su sangre, y por esto nos quiere entrañablemente, tanto que dice “que sus delicias son estar con los hijos de los hombre.”

          Delitia mea ese cum filiis hominum. Medita en tu corazón su Encarnación en el vientre purísimo de María, y como por obra del Espíritu Santo se hizo hombre, siendo Dios. Este gran misterio le sabrás cuando estés en el cielo. Medita unos días en su sudor de sangre en el huerto. Otros su prisión, y como atado como a malhechor le presentaron a cuatro tribunales de Jueces perversos, Anás, Caifás, Herodes y Pilatos. Mira como todo aquel Pueblo de la ciudad de Jerusalén, cruzado por los demonios, pidiendo la muerte de Jesús inocente y como y como puesto en parangón con un malvado reo de muerte, sueltan a este y condenan a Jesús. Otro día medita sus cinco mil azotes que sufrió sin abrir su boca. Otro día la cruz a cuestas, y en encuentro de la Virgen en la calle de la amargura. Otros su desnudez en el calvario, y como le tienden en la cruz y le cosen a ella con tres clavos. Después considera los dolores que sufrió en las tres terribles horas que vivió en la cruz. De este modo  se ama a Jesús, meditando sus dolores y compareciéndose de El. ¿Entiendes?

          Envío esa estampilla mal pintada de mi mano, para que sepáis como le habéis de colocar en el fanal, si no se rompe. El niño sea como sea, es de un pobre, que le regala a su querida Hermana. Luego que mueras, será de Bernabela por haberte cuidado hasta la muerte. Las imágenes de marfil no me gustan, por que parecen muertas con su blancura. Yo a lo pobre pues hice voto de pobreza y aún siendo obispo me obliga.

   Saluda a todos tus hijos, nietos, y más que hubiera, y quedo su más atento y su siervo hermano que te ama.

Fray Bernabé Obispo.


  Arquitecto D. Jesús Carrasco-Muñoz y Encina  


Fotografía extraída de la revista Nuevo
Mundo del 22 de septiembre de 1910
     Jesús Vicente José María Daniel Antonio Carrasco-Muñoz y Encina, nació el 03 de enero de 1869 en Madrid, hijo de Vicente Carrasco-Muñoz y Pedrosa, arquitecto de Palacio de Isabel II.

     En 1888 ingresó en la Escuela de Arquitectura de Madrid, obteniendo el titulo en arquitectura le 13 de Agosto de 1894, trabajando luego con otros colegas para una selecta clientela que demandada palacetes, villas o panteones de ecos afrancesados o historicistas.






Trabajó en el estudio de Repullés y Vargas (1845-1922), además de compartir con otros arquitectos varios encargos oficiales. En 1904 inició su propio camino transitando por los eclecticismos y los aires modernistas. En 1910 erigió la Ermita de la Virgen del Rosario de los Pastores en Huerta de Valdecarábanos (Toledo), con un singular alzado asimétrico y matices que inducen a una lectura de inspiración medieval y ecos «gaudianos», interviniendo también en la iglesia parroquial de San Nicolás de Bari de la misma localidad.

   Falleció el 14 de enero de 1957, a los 88 años de edad a causa de una embolia cerebral, habiendo realizado más de 400 proyectos a lo largo de su dilatada y exitosa vida profesional.



OTRAS PERSONAS RELEVANTES

  D. Agustín Arévalo Santiago  

AUTOR DEL HIMNO DE LA VIRGEN
Se ordenó Sacerdote el día 21 de septiembre de 1957, y estuvo en la Parroquia de San Nicolás de Bari en Huerta de Valdecarábanos desde 1965 hasta 1982, periodo en el que inició las Novenas en los días previos a las Fiestas y compuso el Himno a nuestra Patrona.


  El Padre Huertas  

FRAY FÉLIX JOSÉ DE YEPES DE LA SAGRA Y SÁNCHEZ-TURRERO
Nació en Huerta de Valdecrábanos (Toledo) el 20 de Noviembre de 1814. Formado religiosamente en Fuensalida, se incorporó al sacerdocio en Manila en 1838 bajo la Orden franciscana. Allí realizaría obras de gran embergadura como el Estudio del estado geográfico, topográfico, estadístico, histórico y religioso de la provincia de St. Gregorio. Dedicó 35 años a la Leprosería de San Lorenzo, fundó el Monte de Piedad de Manila, creó el primer sistema de agua en la ciudad de Manila con 153 hidrantes e inaugurado el 23 de agosto de 1882.

Muy devoto de la Virgen del Rosario de Pastores, regaló a nuestra Patrona en el año 1836, el Manto de seda roja carmesí bordado con motivos florales y rematado con galón dorado. Falleció en 1894, a la edad de 80 años.


Detalle del cuadro del Padre Huertas

También envió, como ferviente devoto que era de la Virgen María, un cuadro de María Inmaculada cuya imagen de marfil está rodeada de un exuberante adorno floral dorado que evoca el paraíso, con la serpiente que sustenta entre sus mandíbulas la fruta el pecado original.

La corona, los pendientes y anillos, llevan inserciones de perlas autenticas de un calibre muy pequeño. El cabello es natural y bajo el Manto, está totalmente vestida con todo detalle.

Al concluir la guerra, se estuvo utilizando por varias vecinas del pueblo, para cantar las flores del mes de mayo, en un domicilio particular próximo al Ayuntamiento. 

Después, únicamente  ha salido a luz en los velatorios familiares. Y en alguna ocasión, para formar parte de un altar durante el Corpus Christi. 


  D. Javier Hoyos Arribas  

PINTOR DE LA SACRISTÍA
Autor de la pintura de la Sacristía en 2019, es natural de Laredo (Cantabria) pero reside en Valberzoso, pedanía de Brañosera (Palencia).